Roseola | Causas, Factores De Riesgos, Síntomas Y Tratamiento

La roséola, también conocida como roseola infantum o sexta enfermedad, es una infección viral. Por lo general, afecta a niños entre los 6 meses y los 2 años de edad, y la mayoría lo ha tenido en el jardín de infancia. Los adultos no se ven afectados con frecuencia.

Los síntomas incluyen fiebre, secreción nasal, tos y dolor de garganta. Un sarpullido comienza a ocurrir cuando la fiebre termina. La roséola generalmente no es una afección grave. Típicamente se resuelve en aproximadamente una semana después de que comienzan los síntomas.

Siga leyendo para descubrir los síntomas de la roséola y para aprender a tratar esta afección común.

Que es la roséola

Es una condición contagiosa que se propaga a través de las secreciones respiratorias infectadas. Después de que la temperatura del niño retorna a la normalidad, es probable que desarrolle un sarpullido de color rosado. Al igual que otras infecciones virales, la roséola necesita seguir su curso.

Síntomas

Los síntomas de la roséola suelen aparecer entre 5 y 15 días después de la infección con el virus. Sin embargo, en los casos leves, los síntomas pueden no ser notorios.

Los síntomas comunes de la roséola incluyen:

Sarpullido:

La roséola puede causar una erupción que comienza en el torso.

Una erupción por roséola comienza en el torso antes de extenderse a los brazos, las piernas, el cuello y la cara. Aparece como pequeñas manchas rosadas que pueden ser planas o levantadas.

Algunas de las manchas pueden tener un anillo o halo más claro a su alrededor. Las manchas de roséola se vuelven blancas o se desvanecen cuando se presionan con un vaso. Este sarpullido no suele causar comezón o molestias y desaparece en unos pocos días.roseola

Sin embargo, es importante notar que no todos los niños tienen el sarpullido.

Síntomas respiratorios superiores:

Algunos niños desarrollarán síntomas leves de las vías respiratorias altas antes o durante la fiebre. Estos síntomas pueden incluir:

  • Tos
  • Diarrea
  • Irritabilidad
  • Pérdida de apetito
  • Secreción nasal
  • Dolor de garganta
  • Párpados hinchados
  • Ganglios linfáticos inflamados en el cuello.
  • Fiebre

Una fiebre alta y repentina es uno de los primeros signos de roséola y cuando una persona es más contagiosa. La fiebre a veces puede alcanzar 105.0°F (40.5°C) y puede durar de 3 a 5 días.

Los signos y síntomas de la infección por HHV-6 (o HHV-7) varían dependiendo de la edad del paciente. Los bebés y niños pequeños desarrollarán rutinariamente una fiebre alta repentina que dura de tres a cinco días. Además, puede haber irritabilidad, glándulas inflamadas (ganglios linfáticos) en la parte frontal o posterior del cuello, secreción nasal y posiblemente diarrea leve. Dentro de las 12 a 24 horas siguientes a la desaparición de la fiebre, aparece rápidamente un sarpullido. La erupción se localiza principalmente en el cuello, abdomen y tronco/espalda, pero puede extenderse hasta las extremidades. La erupción aparece como lesiones (pápulas) separadas y elevadas de 3 mm a 5 mm o como manchas planas (maculares) de tamaño similar. La piel tiene un color ligeramente rojo y palidece temporalmente con la presión. La erupción no produce comezón ni dolor. La erupción no es contagiosa y dura de uno a dos días y no reaparece.

Los niños mayores que desarrollan infección por HHV-6 (o HHV-7) son más propensos a tener una enfermedad caracterizada por varios días de fiebre alta y posiblemente secreción nasal y diarrea. Los niños mayores desarrollan menos comúnmente un sarpullido a medida que la fiebre disminuye.

Te interesara: Rosácea | Significado, Tipos, Causas, Síntomas, Diagnostico, Tratamiento

Causas

La roséola se puede diseminar entre los niños incluso cuando no hay erupción cutánea y puede ocurrir en cualquier época del año.

La afección es causada por un virus, más comúnmente el virus 6 del herpes humano, pero también el virus 7 del herpes humano.

Factores de riesgo

La mayoría de los niños contraerán roséola a una edad temprana. Tienen mayor riesgo entre los 6 y 15 meses de edad cuando su sistema inmunológico aún no ha desarrollado anticuerpos para combatir el virus, ya que esta enfermedad ocurre al exponerse al virus.

Un niño menor de 6 meses de edad todavía puede estar protegido por los anticuerpos de su madre, que le fueron transmitidos, durante la gestación.

Complicaciones

La roséola rara vez causa complicaciones, y la gran mayoría de las personas se recuperan completamente en aproximadamente 7 días después de que comienzan los síntomas. Cuando surgen complicaciones, incluyen:

  • Convulsiones
  • Doctora hablando con una madre con hijos.
  • Si un niño con roséola tiene una convulsión, se debe buscar atención médica.

Según el Servicio Nacional de Salud (NHS) del Reino Unido, algunos niños con roséola tienen convulsiones o ataques llamados convulsiones febriles. Estas convulsiones pueden ocurrir en niños que experimentan un rápido aumento de la temperatura.

  • Las convulsiones pueden causar una pérdida breve del conocimiento, sacudidas de las extremidades o de la cabeza y pérdida del control de la vejiga o de los intestinos.
  • Aunque son alarmantes, las convulsiones febriles por lo general no causan daño a niños que de otra manera estarían sanos. Sin embargo, se debe buscar tratamiento de emergencia.
  • Problemas en personas con inmunidad comprometida
  • Las personas con sistemas inmunitarios débiles pueden experimentar complicaciones si contraen roséola. Ejemplos de grupos con inmunidad comprometida incluyen personas con VIH y SIDA o leucemia y receptores recientes de trasplantes de órganos.
  • Si las personas con inmunidad debilitada adquieren roséola o experimentan una reactivación de una infección previa, pueden desarrollar un caso más grave de la enfermedad y luchar para recuperarse del virus.

Tratamiento

No existe un tratamiento específico para la enfermedad, pero se pueden utilizar medicamentos y remedios caseros para reducir el malestar y controlar los síntomas.

  • Líquidos
  • Un adulto le da un vaso de agua al niño para que se mantenga hidratado.
  • Es importante tomar líquidos claros para mantenerse hidratado al tratar la roséola.
  • Es importante mantenerse hidratado cuando se está enfermo. Los niños deben beber muchos líquidos claros, tales como:
  • Regar
  • Consomé
  • Gaseosa de limón y lima
  • Solución electrolítica (Pedialyte)
  • Bebidas para deportistas
  • A las bebidas carbonatadas se les debe quitar la carbonatación antes de consumirlas para reducir los gases intestinales en los niños.
  • Esto puede hacerse dejando reposar la bebida durante 1 o 2 horas o agitándola, calentándola o removiéndola.

Medicamentos de venta libre

Ciertos medicamentos para aliviar el dolor pueden administrarse a los niños con el consejo de un médico. Los medicamentos para reducir la fiebre incluyen acetaminofeno (Tylenol) e ibuprofeno (Advil, Motrin). Una persona siempre debe seguir los consejos en el envase, con respecto a las dosis y los tiempos correctos, o hablar con un médico si no está seguro.

A los niños menores de 16 años no se les debe dar aspirina a menos que un médico lo recomiende. El uso de aspirina en niños se ha relacionado con el síndrome de Reye, una afección poco común que puede ser potencialmente mortal.

Medicamentos antivirales

Un médico puede recetar el medicamento antiviral ganciclovir (Cytovene) a algunas personas con sistemas inmunitarios débiles para tratar de evitar que el virus replique su ADN.

Los antibióticos no se pueden usar para tratar la roséola u otras infecciones virales, ya que no funcionan contra los virus.

Descanso

Los niños pueden sentirse más cómodos descansando en la cama hasta que la fiebre desaparezca. Sin embargo, si están lo suficientemente bien para participar en juegos y otras actividades, no deben ser forzados a descansar completamente.

Sin embargo, es importante que no se esfuercen demasiado o que estén cerca de otras personas mientras se les considera contagiosos.

  • Mantenerse fresco

Una persona puede reducir el malestar de la fiebre mediante:

  • Tomar un baño de esponja tibia
  • Aplicar una compresa fría en la frente
  • Usar una sábana ligera en lugar de un edredón pesado
  • Nunca se debe usar hielo o agua fría, ya que esto puede causar escalofríos.

Los niños pueden retornar a sus actividades normales una vez que hayan estado libres de fiebre durante 24 horas y no tengan ningún otro síntoma significativo.

Prevención

No hay ninguna vacuna disponible para prevenir la roséola. La prevención implica limitar la exposición a las personas infectadas. Por esta razón, es importante que los niños con roséola no entren en contacto con otros niños hasta que la fiebre haya desaparecido.

Las personas que tienen contacto con la roséola deben lavarse las manos con frecuencia para evitar transmitir el virus, especialmente a alguien que no tenga los anticuerpos para combatirlo. También es una buena idea limpiar las superficies del hogar regularmente con aerosoles antimicrobianos.

Las personas pueden reducir el riesgo de infección enseñando a los niños prácticas higiénicas, como asegurarse de que estornudan y tosen en pañuelos de papel y desecharlos inmediatamente después.

Además, es mejor evitar que compartan tazas, platos o utensilios con otras personas para reducir su exposición a la saliva infectada.

La mayoría de las personas tienen anticuerpos contra la roséola cuando están en edad escolar, lo que las hace inmunes a una segunda infección. Aun así, si un miembro de la familia contrae el virus, asegúrese de que todos los miembros de la familia se laven las manos con frecuencia para prevenir la propagación del virus a cualquier persona que no sea inmune.

Los adultos que nunca contrajeron roséola cuando eran niños pueden infectarse posteriormente en la vida, aunque la enfermedad tiende a ser leve en adultos sanos. Sin embargo, los adultos infectados pueden transmitir el virus a los niños.

Lee: Pitiriasis Versicolor | Causas, Síntomas, Prevención, Tratamiento

Compartir nos hace grandes. Sé grande y comparte

TAMBIEN DEBERIAS LEER

Deja un comentario